miércoles, 25 de agosto de 2010

Ven, desnudame...

- ¿Has extendido alguna vez los brazos y dado vueltas y vueltas muy rápido?
- Lo hace todos los días.
- ¿Ah sí? Bueno pues así es el amor. Se te acelera el corazón, el mundo se te vuelve del revés pero, si no tienes cuidado, si no mantienes tus ojos fijos en algo inmóvil, puedes perder el equilibrio y dejar de ver lo que ocurre con la gente a tu alrededor. No te das cuenta de que estás a punto de caer.

...Practicamente magia.



lunes, 3 de mayo de 2010

Alguien como tu.


Tan perdida como Alicia en el país de las maravillas. Sin ti, o contigo en mi recuerdo.
Te juro que no pasa ni un solo día sin que recuerde tu sonrisa, tus ganas de vivir, tu risa chocando por cada rincón de la casa, tus ojos.. esos que cuando era niña y tenia miedo buscaba y al encontrarme en ellos todo lo malo dejaba de existir.

Todo lo que decías, creías, sabias.. es todo lo que digo, creo, y sé. Gracias por enseñarme a vivir, gracias por darme el mundo.

Ayer, día de la madre, solo un día más, un día cualquiera..porque desde que tu ya no estas todos los días son días sin ti.
Te quiero Mamá.

domingo, 2 de mayo de 2010

Será dificil..

Puedo ver el ocaso en tus ojos, y entre mi angustia y mis recuerdos me sumerjo en ese mundo extrasensorial que solo proclama que llega un nuevo día, otro y otro más, y tú sigues sin aparecer a mi lado, sin saber que será de ti, cuan de maravillosa sigue siendo tu vida, tus anhelos, tus locuras, ya no se qué planes tienes para tu futuro, esos que en un momento son oro y en otros plata. Ya no me regalas canciones, y yo sola ya tengo hojas llenas por canciones que enseñarte.
No sé en qué momento deje de importarte, en qué momento deje de ser algo en tu vida, y no puedo evitar juzgarme, sentir que todo se viene abajo y que ya no estás tú a mi lado para alentarme a seguir en este espinoso camino, ya no estás para darme consejos sobre cómo discutir menos con mi padre, sobre como no debo dejarme caer. Y empiezo a caer, en un abismo de interrogaciones y exclamaciones, de suspiros de un porqué, que te echo de menos, y lo grito al abismo, ¡pero es que no me escucha!
Siempre serás, no puedo explicar el que, ni cuánto, pero serás tanto en mi vida. Y te escribo, palabras, que son lo que soy, son lo que pienso y no digo, y para mí lo más maravilloso que te pueden dar es tu pensamiento plasmado en un espacio en blanco, para que puedas entender, para que sepas. No sabes cuánto me cuesta haberme decidido a escribirte. A lo mejor ni siquiera ya te acuerdas de mí, Caballero de la vida de sueños. Pero yo no he podido olvidarte, ni podre olvidarte jamás.
No voy a pedirte que respondas, no voy a pedirte que me llames o que te preocupes por mí. No quiero que digas ni hagas nada. Ni siquiera quiero saber si alguna vez algo dentro de ti te recuerda toda nuestra historia, o si realmente te importe alguna vez. Solo quiero que seas feliz, inmensamente feliz. Pero nunca esperes que esa felicidad te la de nadie, búscala en ti, porque solo la hallaras en ti. Quiero que sepas que para mí ya eres un héroe, tal y como eres, por las batallas que has librado, por los dragones que has matado y las princesas que has salvado. Yo creo considerarme una princesa, al menos puedo decir que alguna vez en mi vida lo fui, tú me hiciste sentirme como una princesa.
Me gustaría darte gracias por ello, y por todo.